miércoles, 7 de noviembre de 2012

Es el mundo






Volveré a embeberme de madrugada
Cuando el primer absurdo campanazo gótico
Se conjugue como la parábola imperfecta
Entre las dos torres de tu catedral vaginal muerta                                                                  
Y el resultado sea el tercer declive del cielo
Hacia el cuarto conjuro del amanecer ruborizado
Que trama el quinto suicidio fallido de mi alma sedienta
Suplicando en ciclos ordenados seis veces más vino entre tus piernas
Para lograr el olvido en la séptima eyaculación húmeda incierta
Cuando ya no quede nada por hacer ni que decirte
Porque el pájaro azul canta recién el presagio en el octavo poema
Y  tú, que has permanecido nueve efímeras lunas dormida
Darás cuenta de los demonios del semen en el verso final
Que será falo de tu inhóspito despertar confundida
 En la desmitificada 
hora décima.

4 comentarios:

  1. Fffaaaaaaaaaa... Esto es tremendo! Bien pulido, una atmosfera nocturan sexual y lúgubre pero con espasmos sutilis y delicados, calculando lo atros que conlleva lo que describis. Mas fácil, esto es poema de alto vuelo. Es un mangar a los ojos de cualquier poeta, poeta, pero poeta, no iniciado, poeta, ya de muchos años de meses, de muchos dias de luna, de mucho afalto de cancion de cuana.

    ResponderEliminar
  2. canción de cuna... Perdón mis errores de ortografía, son evoluciones de la lengua maldita. Son vicios de mi vagueza.

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias por tus palabras Hermano Pozarlik. Me llenan de alegría. Vos sos un poeta real, y de carne y de mito. Lo de las faltas, la preocupación, déjasela a los mendigos que usan la buena ortografía como consuelo de su vació. La real poesía, el alma, se escribe como suena.

    ResponderEliminar